Un grupo de agricultores de Moscú equiparon a vacas con cascos de realidad virtual y esto fue lo que pasó.

Hace algunos años, un estudio de la Universidad de Madison, Wisconsin, reveló que la producción de leche de las vacas que escuchaban música sinfónica aumentaba en un 7.5 por ciento a diferencia de las que no lo hacían. Ahora, la música ha quedado atrás y la tecnología a alcanzado al espíritu bovino, pues agricultores de Moscú dicen que las vacas producen leche de mejor calidad si usan cascos de VR.

Los agricultores amarraron auriculares VR modificados a las vacas con la finalidad de ver si mejoraba su estado de ánimo para que produjeran una mejor leche. El proyecto sometió al ganado a un campo de verano simulado con colores sintonizados para los ojos de los animales, dándoles un paisaje decididamente más agradable que una granja llana y confinada. Entonces los auriculares se adaptaron a las “características estructurales” de las cabezas de las vacas para que pudieran ver correctamente.

Todo parece indicar que el experimento funciono, al menos a un nivel básico. La primera prueba redujo la ansiedad de las vacas, pero a pesar de ello esto no deja claro que tan bien afecta esto la calidad o el volumen de la leche, hay planes para un estudio más “integral” para responder a esa pregunta.

Por supuesto esto abre algunas incógnitas, por ejemplo, ¿ahora veremos vacas con cascos en todos lados?, ¿por qué las vacas no están pastando en mejores lugar, ¿en el futuro veremos vacas hiperconectadas con cascos de VR y escuchando música clásica? Tal vez está no sea la mejor opción de hacerlas producir leches.